Práctica de la obra de

Superando las del camino

Inicio

II Congreso de la Asociación para el Desarrollo
de la Conciencia y la Autorrealización

Imanol Cueto Mendo

Presidente de adca

Escucha a Antonio Blay

Presentación

En octubre de 2018 tuvo lugar el primer Congreso de ADCA. Nos reunimos en Ávila, sede de la mística de nuestro país, para recordar a uno de los últimos maestros espirituales que ha dado la cultura occidental: Antonio Blay.

Los participantes proclamaron y corroboraron con sus aportaciones la utilidad de la senda que Blay nos propuso y la importancia de recorrerla para recuperar el sentido de la existencia y visualizar un nuevo horizonte personal y colectivo. El mensaje de este primer Congreso se puede resumir en dos palabras: “Esto funciona”. Por eso, el resultado inmediato ha sido una extensión del conocimiento de la propuesta de Blay y un incremento notable de gente que se ha incorporado a recorrer este camino aplicando el método de trabajo estructurado por Jordi Sapés.

En este segundo Congreso queremos resaltar otro mensaje: “El camino ofrece dificultades, pero se pueden vencer”. De hecho, el desarrollo pasa por vencer estas dificultades. Así que vamos a señalar cuáles son las más habituales e intentar aprovechar las experiencias de los que nos han precedido para ahorrarnos extravíos y pérdidas de tiempo innecesarias. Es importante sacar el máximo partido de nuestros esfuerzos. De ahí el lema de este segundo Congreso: SUPERANDO LAS DIFICULTADES DEL CAMINO.

Si en el primer Congreso el objetivo era anunciar la eficacia del Trabajo espiritual en la línea de Antonio Blay, en este queremos comunicar que la espiritualidad práctica que difundimos no es una ideología ni una moral, sino una forma de vivir de manera consciente, superando la desorientación, el sentimiento de soledad y la sensación de impotencia que nos inculca un modelo social basado exclusivamente en un desarrollismo material y que ignora la dignidad del ser humano.

Hay otra manera de enfocar la existencia que se basa en la naturaleza del ser humano y esta naturaleza, si bien se percibe en el corazón de cada uno, se ejerce actuando de una forma concreta y haciendo frente a los desafíos que la realidad nos presenta. No pretendemos hacer una propuesta ideológica que vaya a salvar al mundo, pero entendemos que nadie puede salvarse a sí mismo sin actuar a favor del mundo, del colectivo, de la totalidad: del Espíritu.

Objetivos

Este segundo Congreso plantea una revisión de las diferentes fases por las que atraviesa el Trabajo espiritual, poniendo el acento en las dificultades más habituales que el caminante encuentra en cada una de ellas.

Aunque ese camino ha de ser recorrido de forma personal, quien ha transitado por algunas de esas etapas puede ofrecer su experiencia, reconociendo que ha atravesado por los mismos problemas y aportando consejos prácticos para resolver tales obstáculos ya que, en esa superación es donde nos transformamos y abrimos nuestra conciencia a otros niveles superiores.